22 Mayo, 2024

Alrededor de 250 alumnos se sensibilizan sobre la discapacidad en el CRIET de Calamocha

Foto de final de la última sesión

La sensibilización en torno a la discapacidad forma parte de las actuaciones habituales de Fundación Dfa a lo largo de todo el territorio de Aragón. Una parte fundamental de este tipo de actividades va dirigida a los más jóvenes, dada la importancia de concienciar desde la etapa infantil. El juego 'Ciudades Accesibles' proporciona desde hace más de un año una herramienta lúdica imprescindible para tal fin y la lista de centros educativos por los que ha pasado esta iniciativa es larga.

En el CRIET de Calamocha han estado presentes las técnicos de Dfa en Teruel hasta en cinco ocasiones durante abril y mayo. Como resultado, alrededor de 250 alumnos y alumnas de 5º y 6º de primaria, llegados de diferentes comarcas de la provincia, han podido aprender y disfrutar de este juego, de mesa o tablero gigante, que pretende introducir conceptos sobre la discapacidad, la accesibilidad y las barreras sociales, arquitectónicas y comunicativas.

«La posibilidad de participar a través de un tablero, unas fichas y un dado gigante hace que el alumnado se involucre todavía más si cabe. De esta forma, los chicos y chicas acaban teniendo una visión diferente de lo que significa tener discapacidad, de cómo se sienten las personas con discapacidad y de cómo deben tener un trato adecuado hacia esta parte de la sociedad», explica María José Salvador, trabajadora social del Centro de Apoyo Social de Dfa en la capital mudéjar.

«Los chicos y chicas acaban teniendo una visión diferente de lo que significa tener discapacidad, de cómo se sienten las personas con discapacidad y de cómo deben tener un trato adecuado»

Además de la dinamización de estas partidas, las visitas al CRIET de Calamocha constaban de una segunda parte. Si el juego viene a aportar la parte teórica de la jornada de sensibilización, la yincana o actividad en primera persona se erige como la parte práctica. El entorno o las calles aledañas de este Centro Rural de Innovación Educativa de Teruel sirvieron para que los jóvenes pudieran comprobar desde su propia experiencia cómo en ocasiones las personas con discapacidad no tienen las mismas facilidades para moverse que el resto de la población. Las barreras arquitectónicas o de accesibilidad forman parte del día a día en el entorno de las muchas personas que se mueven en sillas de ruedas, con muletas o bastones.

Por el CRIET de Calamocha ha pasado durante esta jornadas alumnado del CRA Teruel 1, CRA Pablo Antonio Crespo, CRA Campo Bello, CRA Alto Maestrazgo, CRA Maestrazgo-Gúdar, CRA Mesa Piedra Alto Campillo, CRA Cerro de San Cruz, CEIP Pablo de Luna, CRA Bronchales-Orihuela. CRA Goya, CRA Eras del Jiloca, CRA El Mirador, CRA Río Ribota y CEIP Fernando El Católico.

stas actuaciones se enmarcan en el proyecto ‘Somos diversidad’, perteneciente a los Programas de Interés Social en Aragón con cargo a la asignación del IRPF.