21 Junio, 2022

«La conocida como ‘One health’ o ‘Salud Única’ tiene mucho que ver con las alergias e intolerancias»

Momento de la charla en el centro Joaquín Roncal

Fundación Dfa y la Clínica HLA Montpellier retomaron este lunes las charlas de divulgación sociosanitarias, aparcadas con la irrupción de la pandemia. Abrió esta nueva etapa la conferencia titulada 'Introducción a las alergias e intolerancias alimentarias', enmarcada en el ciclo de conferencias sobre alimentación saludable y nutrición del proyecto ‘Dfalimentación’.

La sesión, celebrada en el centro Joaquín Roncal de Zaragoza con la presencia de medio centenar de personas, sirvió para abordar las patologías derivadas del consumo de determinados alimentos desde el punto de vista nutricional y preventivo.

Inauguró el acto la presidenta de Fundación Dfa, Marta Valencia, y cogió el testigo el director médico de la Clínica HLA Montpellier, Alfredo Pérez Lambán, quién partió de la base de que las alergias e intolerancias «no se conocen del todo bien, porque están apareciendo reacciones cada vez más en personas que no las habían sufrido antes y, además, en edades avanzadas. Parecía que eran enfermedades reservadas a los niños y no es así».

A modo de explicación de esta tendencia, Pérez Lambán hizo referencia a lo que se conoce como ‘One health’ (Salud Única): «La salud única tiene una relación directa probablemente con la veterinaria, con los alimentos que comemos, con cómo se han procesado; con los pesticidas; con los virus; y también con los aspectos psicológicos del ser humano. Todo eso metido en una coctelera es algo que nos afecta».

A día de hoy, según datos aportados durante la conferencia, la prevalencia de alergias e intolerancias supera el 30% en adultos, pero puede llegar a un 90% en el caso de la intolerancia alimentaria.

Pérez Lambán quiso dejar clara la diferencia fundamental entre una alergia y una intolerancia: «La alergia se produce porque el sistema autoinmune identifica a un alimento como una agresión al cuerpo. La intolerancia afecta directamente al sistema digestivo y metabólico». Y apuntó otro aspecto importante: «La alergia no tiene relación con la dosis. El que es alérgico es alérgico independientemente de la dosis que se le administre. La intolerancia sí que tiene relación; a más dosis, más intolerancia».

«Están apareciendo cada vez más reacciones en personas sin antecedentes y cada vez más mayores»

Sobre esta particularidad profundizó al inicio de su exposición la responsable de nutrición y calidad de la Clínica HLA Montpellier, Darioleta Aranda. Sobre las alergias reveló que, sin depender de la cantidad, «cuando el cuerpo detecta que hay un patógeno es cuando se desencadena la alergia». En cambio, las intolerancias no afectan igual a una persona que a otra y los síntomas se suelen dar en el tubo digestivo».

Aranda no quiso pasar por alto la obligada declaración de los 14 alérgenos que deben aparecer por ley en lo productos alimenticios siempre y cuando contengan alguno de ellos.

A continuación, la nutricionista se centró en dos de los componentes que generan más problemas por intolerancias. Centró el foco en la lactosa, que viene generada por la nula o baja capacidad del organismo humano para fabricar lactasa. Como solución, Aranda manifestó que «con una dieta pautada es posible evitar la lactosa» y añadió que «la evolución de los alimentos ha sido grande y hoy todas las marcas tienen productos sin este tipo de azúcar». Además, como señaló Aranda, «la base de la dieta mediterránea, como pueden ser la fruta, la verdura y las legumbres, carecen de lactosa».

Otro punto positivo, relacionado con esta intolerancia, es que hay pacientes que pueden llegar a curarse si su organismo comienza a generar lactasa, aunque no es algo habitual.

La celiaquía se convirtió en otro de los temas a tratar dentro de las intolerancias. Respecto al gluten no valen las medias tintas. «En los celíacos todo es blanco o negro. O eres celíaco o no. Por eso no vale que el etiquetado de un producto indique «muy bajo en gluten» porque el problema lo tenemos igual», declaró Aranda.

Las alergias al huevo, más comunes durante los primeros cinco años de vida, o al pescado, que puede aparecer al cabo de unas horas de haberlo ingerido, también están a la orden del día. Leer el etiquetado, tener una buena higiene y evitar la contaminación cruzada son acciones obligatorias para evitar imprevistos no deseados.

A modo de conclusión, Aranda comentó que «queda mucho camino por recorrer en cuando a las alergias y las intolerancias. Hay que tener cuidado no solo con los alimentos sino también, por ejemplo, con los fármacos. Por ello es importante acudir a profesionales dietistas o nutricionistas».

Tomó la palabra después Paco Martínez, usuario de la Residencia Rey Fernando de Fundación Dfa, quien expuso el cambio radical que ha supuesto en su vida la aparición de intolerancias alimentarias. En su caso, los problemas surgieron hace casi siete años. El proceso y las pruebas hasta que se le detectaron 25 intolerancias fue duro y tedioso. En lo físico llegó a perder hasta 17 kilos. En lo psicológico, las consecuencias de la enfermedad lo obligaron a dejar atrás parte momentos de una vida social amaba.

A día de hoy Paco sabe lo que puede o no puede tomar, pero sigue arrastrando muchos contras cuando sale a comer fuera de casa. «A veces entro en un restaurante y no puedo tomar nada de lo que hay en la carta. Algunos locales incluso rechazan prepararme un menú adaptado. Además, siempre tengo miedo de que pueda tomar algo que no está controlado», explicó.

Mientras Paco mantiene la esperanza de que sus intolerancias remitan, se apoya en algún restaurante vegano, como es el caso del zaragozano Patipatú (C. de Jorge Cocci, 23), donde de vez en cuando vuelve a disfrutar de la comida como lo hacía antes.

Conferencias desde 2014

‘Dfalimentación’ consta de una serie de tips nutricionales (disponibles en el canal de YouTube de ambas entidades) y conferencias impartidas por expertos en la materia. El objetivo es aportar consejos sencillos sobre una correcta y completa alimentación, así como informar y desmentir los mitos más comunes asociados a la nutrición y paliar algunos de los síntomas asociados a patologías a través de la alimentación.

Este proyecto es una iniciativa más enmarcada dentro del ciclo de charlas divulgativas llevado a cabo en las tres capitales aragonesas desde 2014. Estas sesiones abiertas a toda la sociedad están protagonizadas por especialistas de prestigio de Clínica HLA Montpellier y personas usuarias de Dfa. Tratan diferentes temas relacionados con la medicina y la discapacidad.