17 Enero, 2024

Una veintena de personas se forman en atención sociosanitaria

Participantes en el programa experiencial

Una veintena de personas han comenzado en enero dos nuevos programas experienciales de formación en atención sociosanitaria a personas en el domicilio y a personas dependientes en instituciones sociales. Con su participación, adquieren el rol de alumno/a-trabajador/a mediante un contrato específico con Fundación Dfa y Fundación Instituto para la Integración Social (FIIS).

'Dfa-Contigo' y 'Fiis T-Atiende', denominación que adquieren estos programas, constan de 1.920 horas de duración a lo largo de los 12 meses. Los itinerarios se inician con una fase teórica intensiva durante los tres primeros meses, seguida por una formación práctica en alternancia con los centros de día y las residencias de ambas fundaciones a lo largo del año.

«A través de estos programas se prepara a los participantes para que desarrollen servicios personalizados en estos centros o en domicilios, dirigidos a personas mayores, con discapacidad y/o en situación de dependencia, con el propósito de mejorar su calidad de vida y fomentar su autonomía personal», explica Pilar Moreno, directora de los centros sociales de Fundación Dfa.

«Se prepara a los participantes para que desarrollen servicios personalizados en estos centros o en domicilios, dirigidos a personas mayores, con discapacidad y/o en situación de dependencia»

Los alumnos-trabajadores también reciben formación en prevención de riesgos laborales, igualdad de género, manipulación de alimentos, competencias digitales, economía circular y medioambiente en el ámbito sanitario, orientación laboral, gestión de emociones, etc.

Conducentes a certificados de profesionalidad

Como resultado de estas acciones especializadas, los participantes obtienen un certificado de profesionalidad en cada especialidad, un requisito esencial en la actualidad para trabajar tanto en centros residenciales como en ayuda a domicilio. Este enfoque no solo proporciona formación a un colectivo con dificultades de inserción laboral, sino que también garantiza la prestación de servicios de calidad y profesionalismo a las personas con discapacidad, tanto en instituciones como en sus propios hogares.

«Logramos que 20 personas se capaciten de manera teórica y práctica en una profesión con amplias perspectivas laborales, recibiendo, a su vez, una compensación económica. Cuando completan el programa, se les brinda la oportunidad de integrarse en puestos de trabajo en algunos de nuestros centros asistenciales o fuera», comenta Moreno.  

Estos programas experienciales forman parte del Plan de Formación para el Empleo del Gobierno de Aragón, a través del Inaem en su modalidad de formación-empleo.